Panorama Político de Neuquén
Nuevo escenario de austeridad

Reducir el déficit en las cuentas públicas es la premisa de Rolando Figueroa

Rolando Figueroa sigue andando mientras se acomodan los melones. (Dibujo: NOVA)

El gobierno neuquino finalizó enero modificando los aportes a la jubilación y a la obra social.

El gobierno neuquino ya había diagnosticado el problema en la previa de asumir. Con el reciente aumento de contribuciones y aportes a la caja de jubilaciones (4,5 por ciento en los dos casos) y el incremento de la tasa de contribuciones y aportes a la obra social estatal (1,5 por ciento en ambos casos) buscará corregir las cuentas.

El equilibrio fiscal es la meta que se ha impuesto en la Argentina en varios sectores políticos, un tema que quizás tenga un impulso desde la pata empresaria que siempre vivió de la política y que hoy se cansó de gerentes que supieron vivir la “Dolce Vita”

Rolando Figueroa por un lado aceptó pagar 40 por ciento de “aumento” salarial por IPC y tras cartón se anunció el aumento de aportes a la caja de jubilaciones y al sistema de prestación de salud y asistencial. Una de cal y una de arena como para no iniciar una guerra sin cuartel con los gremios estatales que hoy en día tienen ya su pelea con el gobierno nacional.

Cuando asumió el gobierno de Comunidad que encabeza Figueroa sabía que con la renta que genera Vaca Muerta no iba a alcanzar para equilibrar el balance de las cuentas del estado.

Quedaba claro que tenía dos caminos o aumentar contribuciones como los aportes) y/o modificar la edad mínima para jubilarse que hoy está en 55 para las mujeres y 60 para los hombres en el estado provincial

Eligio la primera opción seguramente para desactivar cualquier tipo de conflicto social dado que los cambios de edad es un tema que no tiene análisis sociales serios, dado porque nadie evalúa los efectos que han dejado los efectos de la pandemia en la mente de la gente ni menos la llegada de la AI que en los próximos 5 años será parte de los cambios sociales de la fuerza productiva.

El gobierno de Figueroa comenzó febrero con distintas líneas de acción dándole prioridad a la “eficacia” estatal. Entre las pautas que se han la revisión del sistema de ayuda estatal a través de los planes sociales; el achicamiento de la planta política con una investigación de los registros de personal.

Otra de las preocupaciones del estado neuquino es la inseguridad. Todo parece indicar que ya esté todo listo para implementar la primera etapa del Plan de Seguridad.

El ministro de Seguridad, Matías Nicolini, está terminando de ajustar como va a funcionar el sistema de videocámaras. El anuncio se concretaría en las próximas semanas y sería para las ciudades de Neuquén, Plottier, Senillosa y Vista Alegre.

La primera fase involucra la instalación de 1318 videocámaras en Neuquén capital; 220, en Plottier; 82, en Senillosa y 28, en Vista Alegre. El sistema estará enlazado al centro de Monitoreo provincial que ya está montando y funcionando en el edificio del Centro de Operaciones Policiales, en la capital provincial.

Figueroa regresó además en este inicio de mes al encuentro con la gente. Como un político fogueado en los ataques y constantes operativos que supo armar la gente de Omar Gutiérrez junto a los azules su fortaleza se nutre de la cercanía con los vecinos de cada localidad y paraje para medir en territorio de lo que están haciendo cada uno de sus ministros y si nadie está sacando los pies del plato que él supo poner para que varios se redimieran. Hoy el carro está en camino y los melones no terminan de acomodarse por lo que deberemos estar atentos a las acusaciones cruzadas y las posibles denuncias que recalen en el poder judicial junto a las que ya investiga el tribunal sobre los planes sociales.

Lectores: 229

Envianos tu comentario