Panorama Político de Neuquén
Federalismo de cartón

La provincia sufre las repercusiones de la pelea entre Milei y los gobernadores

El presidente Javier Milei y el gobernador Rolando Figueroa. (Dibujo: NOVA)

Más del 57 por ciento de los argentinos vive sumergido en la pobreza y el aumento se refleja en una provincia donde el petróleo manda en los precios.

Mientras la economía continúa recorriendo su camino regulado por el conflicto político en estos dos primeros meses de la gestión de Javier Milei como presidente de la Nación, la mejor noticia de la semana fue la caída del dólar en el mercado de cambios en tanto que la noticia que genera preocupación tiene que ver con las declaraciones de los gobernadores de provincia que de a poco se comienzan a unir detrás de un conjunto de reclamos que tienen que ver con los fondos coparticipables.

Provincias cómo las patagónicas donde los costos se incrementan constantemente al ritmo de la actividad petrolera hace pensar que los índices de pobreza se van a reflejar con mayor crudeza y sobre todo a partir de abril cuando comienza a verse reflejado el invierno.

El Contado con liquidación (CCL), que es la divisa que tradicionalmente manejan las empresas para sus transacciones, se desplomó 15 por ciento en los últimos 10 días hábiles y la brecha cambiaria perforó el piso del 40 por ciento.

El Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimó que la pobreza en la Argentina habría llegado en enero al 57,4 por ciento de la población argentina, impulsada por el fuerte aumento de la inflación y del costo de la Canasta Básica Total (CBT, que marca la “línea de pobreza) y de la Canasta Básica Alimentaria (umbral de la “línea de indigencia”), muy superiores al del ingreso de las familias siendo el nivel más alto de la serie iniciada en el orden nacional en 2004, cuando fue del 54 por ciento.

En Neuquén ya se sabe que los salarios reales en algunos sectores de la producción local registraron una pérdida del 25 por ciento en diciembre, el golpe más significativo en los ingresos desde octubre de 2017.

Por otro lado, en el ámbito social del gobierno provincial ya descuenta que en febrero estos indicadores sociales se han incrementado generando además que en el sector de jubilaciones y pensiones las caídas son aún más profundas.

Los aumentos en las tarifas del transporte de pasajeros, los incrementos de las prepagas, tarifas de servicios o del combustible y los precios de la carne son los que lideran la tabla de incrementos. Aumentos que desvelan tanto a la sociedad como a los dirigentes políticos de la provincia ya sean autoridades provinciales o municipales.

Mientras Nación sigue ajustando los gobiernos provinciales comienzan a ver que la situación social en territorio es cada día es más explosiva y serán ellos los primeros en recibir los efectos de una bomba que se gesta desde la economía que respeta al máximo el cumplir con los acuerdos de organismos internacionales.

Ante este panorama el gobernador del Neuquén Rolando Figueroa jugo sus fichas en la Legislatura Provincial donde consiguió la delegación de facultades para moverse financieramente en el contexto de emergencia con retoques impositivos y así reforzar recursos ante la motosierra que enarbola el presidente de los argentinos cuando no le aprueban sus decisiones por que perjudican a las provincias.

El desafío de Figueroa para marzo es resolver en cómo administrar un estado en un contexto de pobreza en crecimiento. Funcionar como estado y ser a la vez ser un paliativo a la crisis social que se desato a partir de los cambios del gobierno de Milei es el gran objetivo de la gestión provincial en Neuquén

Figueroa ya achicó la planta política y ahora, en la agenda está el lograr el acuerdo con los gremios estatales para mantener la paz social.

La actualización por IPC que los gremios lograron en gestiones anteriores y le permitió al empleado provincia campear las crisis económicas de los últimos 15 años es algo que para la gestión económica de Figueroa es inviable y allí radica el verdadero acuerdo. Como se logra consensuar a las bases gremiales con la necesidad económica del gobierno provincial es el camino que tiene hoy que resolver el ministro de Gobierno, Jorge Tobares.

Simultáneamente el otro objetivo de Figueroa es lograr un pacto real de gobernabilidad con los intendentes.

La película está en su momento de mayor tensión y el guionista no sabe cómo va a terminar esta miniserie, lo que hace que los actores estén por demás nerviosos, porque no saben a ciencia cierta como deben interpretar cada uno de ellos a sus personajes.

Lectores: 502

Envianos tu comentario