Panorama Político de Neuquén
Caos total

Los héroes de la pandemia cuelgan el traje y las escuelas no abren

Omar Gutiérrez debe poner mas enfásis en la educación. (Dibujo: NOVA)

La semana estuvo nuevamente centrada, como viene ocurriendo desde hace más un año, en la pandemia de coronavirus, pero algunas problemáticas se desprenden desde hace bastante más tiempo que ello: la falta de infraestructura en las escuelas, las bajas remuneraciones en salud o la falta de personal, por ejemplo, son algunas de las tantas desatenciones del gobierno de Omar Gutiérrez.

Pero repasemos: este último viernes, nuevamente, trabajadores de la salud llevaron a cabo una manifestación con un festival en las puertas de la gobernación, en calles Roca y La Rioja, exigiendo otro acuerdo salarial distinto al mísero 15 por ciento que firmaron ATE y UPCN Neuquén, que lejos está de resarcir a la inflación del 2020, que fue del 36,1 por ciento.

Incluso, hasta Ramón Rioseco dejó expuesto a Gutiérrez argumentando que el gobernador podría solucionar rápidamente el conflicto en salud convocando a una nueva mesa salarial porque cuenta con los recursos necesarios: el presupuesto provincial fue pensando con un barril de petróleo a 41 dólares, pero ahora "se encuentra en 65 dólares, por lo cual, la situación es más que beneficiosa", sostuvo.

Al mismo tiempo, el Hospital Castro Rendón, el más importante de la provincia, se quedó sin la mitad de sus terapistas, ya que 5 de los 11 profesionales en esta área presentaron su renuncia ante la sobresaturación del sistema de salud, luego de haber llevado una acción de amparo ante la Justicia, en enero, que aún no tiene un dictamen final.

Denuncian extensísimas jornadas laborales, sin espacios de descansos adecuados, falta de insumos, pero además con la obligación de tener que atender a 16 camas por cada terapista, siendo esto el doble de lo recomendado. Para colmo, la ocupación de las Unidades de Terapia Intensiva en la provincia está al 87 por ciento y los contagios no paran.

Y, justamente, que los casos positivos sigan en aumento en todo el país, un poco tiene que ver con la vuelta a las aulas, que trae consigo una gran movilidad poblacional, desde padres o madres, docentes, auxiliares y millones de estudiantes, quienes en gran parte utilizan el transporte público, y sobre todo por la falta de vacunación.

No obstante, en la provincia de Neuquén, una vez resuelto el conflicto gremial (por otro mísero 15 por ciento, algo que ya se hizo mención la semana pasada), la presencialidad debía ser la moneda corriente, aunque por viejos problemas de infraestructura, obras inconclusas o falta de personal auxiliar, una de cada tres escuelas no pudo iniciar su ciclo lectivo.

En esta oportunidad, el gobernador no podrá echarle la culpa al paro docente por el no inicio de clases, como la mayoría de veces se rasga las vestiduras, algo que le compete de lleno a su responsabilidad política como líder de la gestión pública y también de la ministra de Educación, Cristina Storioni.

En lo que respecta a la ciudad de Neuquén, desde ATEN Capital afirmaron que 40 escuelas aún no pudieron iniciar sus actividades presenciales con normalidad durante esta semana, y esto significa un 20 por ciento de los establecimientos educativos capitalinos.

Por último, en estas condiciones precarias y transitando una pandemia sin precedentes, se encuentra la salud y la educación pública en la provincia de Neuquén bajo una pobre gestión del gobernador Gutiérrez, que va a caminar a cumplir su sexto año de mandato.

Escándalo nacional y pedido de suspensión

Párrafo aparte para otra temática de la política neuquina y nacional que trajo a colación esta semana, marcada por el feriado del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, es decir el 24 de marzo, a 45 años del golpe cívico-militar de 1976.

Es que el diputado nacional Francisco Sánchez, de Juntos por el Cambio, minimizó los hechos ocurridos durante la dictadura militar con un mensaje teñido de un sutil negacionismo, que despertó cruces en Twitter con periodistas como Ángela Lerena y demás usuarios de dicha red social.

Pero rápidamente, Sánchez salió en su defensa: “Tengo que leer a cada tonto acusándome de ¡negar la dictadura! El golpe del '76 se lo hicieron al pueblo argentino, no a los grupos terroristas. No jueguen a la víctima los que apoyaron y apoyan a los grupos armados que generaron el caos en plena democracia”, dijo.

Pero en términos más políticos que cibernautas, esto derivó en que el legislador nacional Alberto Vivero, del Frente de Todos, presentara un proyecto de resolución solicitando la suspensión de Sánchez porque sus declaraciones públicas “justificando crímenes cometidos por el Terrorismo de Estado, contradicen al Estado de Derecho”, argumentó.

Y, por último, citó un antecedente: “El 24 de agosto del año 1988 ésta Honorable Cámara del Congreso de la Nación suspendió al diputado Horacio Vicente Cambareri, quien como legislador de esta Honorable Cámara validó el alzamiento militar ocurrido en 1988 cuando el presidente de la Nación era don Ricardo Alfonsín

Lectores: 200

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: