Política
Una vida cargada de desventuras

Quiere ser intendente de Plottier, pero tiene una historia oscura que lo condena

  • Entre negocios familiares y relaciones bisexuales, la vida del neuquino Benjamín Ventura.
    Foto 1 de 3
  • Es el titular de una sociedad, pero a la vez figura como empleado. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 3
  • Tiene dos cheques rechazados por falta de fondos que suman 250 mil pesos. (Foto: NOVA)
    Foto 3 de 3

Aunque todavía resta un año para las elecciones de 2019, Benjamín Ventura ya oficializó su precandidatura en intendente de la ciudad de Plottier representando a Cambiemos. Con una corta carrera en lo político, su vida está marcada por negocios familiares y manejos oscuros, que lo llevaron a conocer los lujos.

No solamente que quiere ser el jefe comunal de un distrito en el cual no vive, sino que sus andanzas son mucho más profundas y podrían poner en jaque sus aspiraciones para suceder a Andrés Peressini. Actualmente reside en Neuquén, en el barrio Valentina, frente al depósito de La Serenísima, donde también realiza algunas de sus actividades comerciales en un taller que optimiza chapa y pintura.

Ventura figura en el monotributo en la categoría intermediación financiera y servicio de seguros. Sin embargo, entre tantas maniobras espurias que realiza, se puso como empleado de una sociedad llamada Beisa SRL, de la que es el mayor accionista, con el único fin de evadir impuestos y no pagar lo que le corresponde por ganancias. En este sentido, figura con un sueldo que ronda los 35 mil pesos.

Varios de estos manejos, sumados a pertenecer a una familia de dinero, hicieron que pueda comprarse varios vehículos. El aspirante a intendente de Plottier tiene tres autos de alta gama, un Volkswagen Vento, un Peugeot 308 y un lujosísimo Alfa Romeo Giuletta, que su precio estimado en Argentina supera ampliamente el millón y medio de pesos.

Se autoproclama honesto y dice provenir de una familia que tiene la ética y la moral como valores principales, pero al ahondar un poco sus negocios, esas palabras quedan destrozadas. Tiene dos cheques que fueron rechazados por no tener fondos, uno de 50 mil pesos y otro de 200 mil, en un conflicto que se estira hasta la actualidad y que habrían sido entregados por medio de una sociedad que comparte con su padre, denominada 7 de Agosto SRL.

En Beisa declaró el año pasado (ya que todavía no entregó el balance de 2018), que la compañía ganó anualmente poco más de 470 mil pesos, cerca de 35 mil pesos mensuales. Sin embargo, esos números no cierran al ver que, según está declarado cuenta con 10 empleados, que entre los sueldos totales suman cerca de 150 mil pesos mensuales, con un gasto total de un millón y medio de pesos, solo en salarios.

Además, la empresa está informada en el Veraz por Vaer Sociedad Anónima, por una deuda que mantiene. Al mismo tiempo, Ventura tiene otra sociedad que se llama Vencuve SRL, que utiliza el mismo modus operandi que las anteriormente mencionadas, en las que no tiene movimientos bancarios de ningún tipo.

Por último, su vida personal e íntima también está signada por los escándalos. En este sentido, mantendría una relación ocasional con Maxi Aragón, un preparador físico de fitness de Cipolletti, con quien además militan juntos para Cambiemos de la provincia de Neuquén. Sus encuentros serían esporádicos, pero muy reservados para que no salgan a la luz.

Lectores: 411